castillo Sant Joan, blanes
Castillos,  Torres de telégrafo

Castillo y Ermita de Sant Joan, Blanes (Girona, España)

Sa Palomera des del el castillo, blanes

En la bonita localidad costera de Blanes continua en pie su bonito castillo que hoy en día podemos visitar libremente.

El castillo de Sant Joan ha tenido varias reformas igual que varios usos y está acompañado de le ermita de Sant Joan.

Visita

castell de sant joan, blanes
Torre del castillo de Sant Joan

Lo podemos encontrar tranquilamente con el GPS. Tenemos que atravesar todo Blanes y subir serpenteando con el coche sus calles hasta que está se termina.

Cuando se llega no hay problema para aparcar. El ayuntamiento ha hecho una quincena de aparcamientos para los coches, así que aparcamos y nos dirigimos a la puerta.

La entrada es libre, así que nos adentramos y seguimos el camino todo gozando de las espectaculares vistas.

Del castillo queda muy poca cosa, se ha guardado la puerta de entrada y restaurado algunos muros.

Acompañando al castillo encontramos la ermita de Sant Joan, que esta cerrada.

Se ha realizado un camino que nos permite dar la vuelta por todo el recinto y ver los distintos pueblos que lo rodean. Aunque hay una pasarela a la torre, esta no está abierta al público.

Después de pasear un poco y gozar de las vistas nos vamos a Blanes a desayunar un poco.

Historia

Los primeros restos del castillo son del siglo XI. La fortificación la encargo Grau de Cabrera en el siglo XIII y en la época de Carlos I se realizo la actual torre.

Ermita de Sant Joan
Ermita de Sant Joan

En el siglo XVI se reformo la torre y se utilizaba para vigilar las incursiones de los piratas y los corsarios. La torre tiene 15 metros de alto y solo tiene una puerta de acceso elevada.

Las murallas que lo rodean son del siglo XI y XII.

El nombre del castillo se le dio por la ermita que lo acompaña, la de Sant Joan.

Este ha sido rehabilitado unas cuantas veces. Una de ellas en 1373 cuando se impuso un impuesto sobre las mercancías para su reconstrucción.

En 1588 el castillo ya había entrado en decadencia y estaba parcialmente destruido. Los vecinos lo utilizaban de cantera y de el se sacaron las piedras para la construcción del convento de los capuchinos.

En el siglo XIX se le da un nuevo uso. Su torre se convierte en la torre nº 54 de la línea de telégrafo óptico militar (1849-1859).

Al finalizar su uso, este volvió a quedar abandonado. Al final, entre 1987 y 1991 se hace una rehabilitación que lo deja en el estado actual.

Información complementaria

Más información

La entrada es totalmente libre. El aparcamiento que nos facilitan no es muy grande, así que nos podemos encontrar que subamos y no poder dejar el coche (en época alta).

Podemos complementar la información que os he facilitado con la que nos ofrece Cataluña Medieval.

Localización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *