Fuente de Sant Josep del Balneario Font Picant
De urbex a atracción turística

Balneario Font Picant, Sant Hilari Sacalm (Girona, España)

Balneario Font Picant
Balneari Fomt Picant

Cerca de Sant Hilari Sacalm nos encontramos el Balneario de la Font Picant. Ha tenido más de una utilidad, desde hotel, a psiquiátrico y ahora atracción turística, aunque paso por una época de abandono.

Es una excursión que se puede hacer perfectamente con niños.

En este momento ya tienen un horario fijo (lo encuentras más abajo). El precio de adulto es de 2€ y los pequeños entran gratis.

Cuando llegamos hay una barrera en la entrada. Una vez dentro el camino nos lleva delante de lo que era el hotel. Podemos aparcar el coche tranquilamente.

Recogimos nuestros tiques. La familia a cargo de cuidar la finca, rehabilitarla y atender a los turistas, nos da un par de vasos y nos hace una pequeña introducción de lo que nos vamos ha encontrar.

Visita

Las fuentes
Camino al lado del río y fuente de Sant Josep

Solo empezar, bajamos unas escaleras que nos llevan a lado del río. Ahí esta la Fuente de Sant Josep. Es la más popular. Su agua se llego a embotellar.

Con los vasos que nos han facilitado probamos el agua. Realmente tiene un sabor peculiar.

En el camino nos encontramos una antigua máquina de embotellar manualmente.

Siguiendo al lado del río, nos vamos a las otras dos fuentes, la de Santa Escolàstica (muy pequeña) y la de Santa Teresa.

Fuente de Santa Teresa

Probamos el agua en los tres puntos. La verdad es que ninguna nos sabe igual.

El entorno de la casa no esta del todo acabado. Nos encontramos algunos sitios, de momento, encerrados al público, ya que aun nos están arreglando.

Queremos seguir por los jardines, pero una valla nos lo impide, así que nos dirigimos al edificio del hotel.

El hotel

Del hotel solo se ha rehabilitado, de momento, la planta baja. Se han iniciado los trabajos con la primera planta (donde están las habitaciones).

Solo entrar en el edificio nos invade el olor a soledad. El sitio esta super limpio y bien restaurado, pero se siente el vacío.

Seguimos el amplio pasillo y nos encontramos distintas salas (algunas con exposiciones de nuevos artistas).

Una sala de estar, el bar, el teatro, y uno de los sitios que me encanto, la escalera a las plantas superiores (que estaba cerrada).

Terminada la visita, se nos abre la curiosidad de los jardines que se ven al lado de la finca y preguntamos por ellos.

La finca es tan grande, que cuando se ha vallado, se ha dejado todo lo que eran los jardines anexos fuera.

Sacamos el coche del recinto y solo haciendo unos metros por la carretera, vemos las escalinatas de los jardines. Aparcamos.

Jardines anexos al balneario
Entrada a los jardines

Cuando se construyo el balneario se realizaron unos grandes jardines para que sus huéspedes pudieran pasear y disfrutar de la montaña.

Hoy en día, gran parte de los jardines se han quedado fuera de la finca.

Cuando nos ponemos al lado de la entrada principal a los jardines, nos damos cuenta que los clientes disponían de un puente para atravesar el río (no esta en muy buenas condiciones).

Subiendo las escaleras, se nos abre todo un juego de escalinatas y planos que van entrando en la montaña.

Pozo de hielo del balneario

Por casualidad, vemos un letrero de “pozo de hielo”. Seguimos el camino y lo encontramos. Esta cerrado pero bien conservado.

Pertenecía al balneario y son muy típicos en la zona.

Terminamos de jugar con el laberinto de escaleras y nos vamos para casa.

Esperamos que algún día puedan limpiar y arreglar estos jardines. Aun en estado totalmente salvaje, son bonitos.

Historia

Las propiedades medicinales de las aguas de la font picant son conocidas des de 1779. El rey Fernando VII de España se hacia llevar el agua.

El balneario se empieza a construir en 1880 por la familia Martorell-Saleta. Se inaugura el 15 de junio de 1881.

Embotellador font picant

En sus inicios era un edificio de dos plantas. Visto el éxito se amplia y se convirtió en el Hotel Martín. Tenia comedor, salas de ocio, pistas de tenis y una capilla.

El 1905 es adquirido por la familia Ribot.

En la guerra civil se convirtió en Hospital Militar. En 1939 es quemado y se tiene que reformar para poder volver ha abrir.

Queda abandonado hasta que en 1985 se ceden las instalaciones a una asociación para la rehabilitación de personas afectadas por el consumo de drogas.

En 1988 se inicia la escuela-taller hasta el 1993.

Las instalaciones son totalmente abandonadas en el año 2000.

Des de hace unos años, la finca vuelve a ser explotada y se va rehabilitando para uso turístico.

Información práctica

Más información

El Balneario de la Font Picant tiene un proyecto de recerca hecho que nos desglosa su historia y nos descubre mucho más de este singular lugar.

Horario y precio entrada

El precio de la entrada es 2€ (niños gratuito). Al pagar te dan un vaso para que puedas probar el agua de las 5 fuentes.

No siempre se puede visitar el edificio, así que atentos al horario si queréis ver toda la finca.

Horario de invierno: de lunes a domingo de 10:00 a 14:00 (solo las fuentes). El sábado y el domingo de 10.00 a 14:00 (visita fuentes y planta baja hotel).

Horario de verano; de lunes a domingo de 10:00 a 14:00 y los sábados también de 16:00 a 18:00. (No especifican si es toda la finca o solo las fuentes)

Curiosidades

Durante unos años se convirtió en un destino urbex al estar totalmente abandonado. Su pasado llamaba la atención.

Hoy en día, en la propiedad reside una familia que se encarga de su explotación.

La fina se puede visitar tranquilamente, el problema es que no tiene ninguna página web donde se anuncie ni informe (es una pena).

Localización

Puerta de entrada al jardín del balneario desde la carretera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *