torre conde del figols. 00 palacio abandonado
urbex España

Torre Conde de Fígols, Cerc (Barcelona, España)

La Torre Conde de Fígols es el edificio más conocido de la zona. Era la torre del jefe de la Minas de Fígos y en un inicio acogía la familia de José E. de Olano.

En este reportaje solo vamos a ver y contar la historia de la Torre o Castillo del Conde de Fígols, pero habrá más (el Santuario de la Consolación, la colonia y minas de a Consolación, la central Térmica, etc)

La vimos enseguida des de la carretera. No esta escondida para nada, lo único es que el gps nos llevo por una carretera que hay por debajo de la casa, así que volvimos a la general y cogimos el cruce correcto (tenéis que vigilar con esto).

Empiezas a subir y a poca distancia ya ves la entrada a la casa, que esta con barreras de hormigón. Tienes dos opciones, depende de si hay gente o no. O dejas el coche en ese camino de entrada (donde caben dos coches bien aparcados,) o delante del camino hay una plano donde caben unos cuantos.

Una vez aparcados, y muy contentos empezamos a bajar la rampa hacia la Torre.

La hemos visitado dos veces, y el cambio es radical. En la primera solo había una forma de entrar, en la segunda ya teníamos dos.

Hay un acceso a la casa ahí mismo. Si no lo vemos a la primera, dando la vuelta a la casa encontrarlas otra. Ahora las opciones se han multiplicado.

Si entramos por detrás vemos el tramos de escaleras y si seguimos por debajo suyo recorremos la planta baja. En ella están dos entradas más.

La primera era su entrada privada y que se utilizaba para ir a los jardines privados de la casa y se sitúa debajo de los balcones en forma de media rotonda, de ahí su forma también.

La siguiente entrada es la oficial, la que se utilizaba para las visitas y en la cual hay una sala muy grande con una bonita chimenea.

Si seguimos por la misma planta nos encontramos varias estancias más, como lavabos y alguna “sala de maquinas”.

Dado ya el recorrido por la planta baja, ya tenemos ganas de ver que nos guarda la….


Primer planta

Volvemos al tramo de escalera del principio y empezamos a subir. Cruzamos la puerta y lo primero que nos dice “hola” es un amplio pasillo con un patio interior. La luz natural que entra es increíble, pero si levantas la cabeza te vas a quedar más sorprendido aun.

Entramos en las estancias que están totalmente libres, no hay muebles, pero tampoco suciedad, la verdad es que la propiedad está muy limpia.

La vivienda en si da toda la vuelta alrededor del patio interior, en sus laterales se hacen unas estancias grandes y amplias, y para pasar de un lado al otro se han hecho unos pasillos anchos con alguna estancia para comunicarlos y aprovechar el espacio.

Muchos de los techos están reforzados y reformados de hace poco. Esta muy bien que el propietario mantenga en el mejor estado posible la finca.

En toda la propiedad se pueden ver suelos y baldosas originales, aunque, evidentemente, algunas se han ido cayendo con el paso del tiempo y otros han sido arrancados.

Vista esta primera planta nos dirigimos a la segunda para poder ver como es la configuración, ¿será igual?


Segunda plana

Y si, la segunda planta es igual que la primera, salas anchas en los laterales y pasillos más pequeños para comunicarlos. La salida al balcón es exactamente igual.

Si os habéis fijado hay unas ventanas redondas, que continuamos las escaleras no encontramos la entrada en a una guardilla. Es un poco bajita y te recomiendo llevar una linterna, pero se puede visitar bien.

Y finalmente nos falta la terraza, así que terminamos el tramos de escaleras y por una pequeña puerta salimos a ella.

Es un cubierta planta con un poco de inclinación. Se nota que ha sido arreglada.

Pero nos falta una cosa. Cuando dais la vuelta al la torre hay un pequeño edificio a su lado. No es gran cosa, no queda mucho en él, pero entramos a ver que hay.


Un poco de historia sobre la Torre del Conde de Fígols


Es una pena que no se sepa quien es el arquitecto y que lo llevo a construir esa genialidad. Lo que si sabemos es que seguía los patrones de José Enrique de Olano aunque la torre/castillo es parecida a otras de colonias textiles.

Fue constituido a principios del siglo XX con un estilo historicista representando a un castillo (del siglo XII o XIV).

Su función original y el motivo de su construcción fue para alojar a José Enrique de Olano y Layzaga y su familia en sus estancias en la colonia.

Con el tiempo paso a ser las oficinas y sedes de la empresa Carbones de Berga SA hasta que se clausuro (sobre los años 1970).

Desde ese momento cayo en desuso.

El edificio es rectangular y de planta baja y dos pisos acabado con un tejado en utilizado como terraza.

Algunos de los elementos que mas destacan son su fachada con las balconadas (con toques de estilo gótico) iguales en los pisos y proporcionando un porche para salir al jardín privado.


Información práctica


Más información

La entrada a la Torre del Conde de Fígols no esta vallada y el edificio se tapio pero hay un par de accesos abiertos.

Siempre que la visites respétala, no te lleves nada y no rompas nada.

Piensa que si tienes 750.000€ puedes comprarla, ya que esta a la venta.

Wikipedia nos da poco información, pero nos da nombre de otras colonias que han corrido la misma suerte y algunas mucha mejor. También puedes encontrar información en el Museu de les Mines de Cercs o en publicaciones antiguas.


Localización


Youtube


Print Friendly, PDF & Email

2 Comments

  • Jaume Mestres i Capitan

    Interesantísimos y muy buenos reportajes, se nota que sabeis lo que llevais entre manos, he sido durante años fotógrafo de investigación pero por cuestiones de trabajo me dedique más a recorrer Europa, ahora ya jubilado intento recorrrer mi país, Catalunya, pero ya no tengo los ánimos de antaño, repito muchas felicidades
    Saludos

    • admin

      Muchas gracias. Se va aprendiendo sobre la marcha y leyendo mucho. Todos los lugares tienen su encanto. La verdad es que Catalunya tiene la gran suerte de tener mucha historia. Desde el Pirineo hasta la Costa Dorada hay infinidad de rincones. Yo tengo ganas que termine un poco todo esto, y si hay suerte, en verano poder ir a la Vall Fosca o Vall d’Aran (donde yo pase la mayor parte de los veranos cuando era pequeña, y mi hijo aún no ha estado). Seguro que encuentras los ánimos para hacer muchos km. Los que somos culos inquietos y nos gusta descubrir nuevos sitios, no se nos puede dejar mucho en casa. MUCHOS ANIMOS

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *