colonia de sant corneli y mina de sant ramon. 00 entrada al museo
De urbex a atracción turística

Colonia de Sant Corneli y mina de Sant Romà en Figols (Bcn, España)

Cuando pensamos en las Minas de Fígols, nos viene a la mente “abandono”. Pero hay una parte que se ha recuperado totalmente, la Colonia de Sant Corneli. Esta totalmente rehabilitada, sus viviendas vuelven a tener vida, y la mina se ha adecuado de museo, ¿lo descubrimos?

De todas las partes que componen las Minas de Figols, solo hay una que se haya recuperado totalmente, y es la Colonia de Sant Corneli y la Mina de Sant Ramon.

Hay varias opciones si queréis visitar la zona. Si tenéis intención de visitar todas sus partes, hay un hotel (Hotel Santa Barbara) en la colonia para poder alojarse. También hay un restaurante y si lleváis los bocadillos tenéis unas mesas al lado de del apartamiento.

¿Qué os parece si empezamos el recorrido?

En la zona cerca del Museo hay un gran aparcamiento, donde podemos dejar el coche.


Visita y historia de la Colonia de Sant Corneli


Aunque ahora nos parezca un pueblo normal su nacimiento, es algo diferente a los demás. Os recomiendo, que si vais con tiempo, os deis una vuelta por la colonia (no tardaréis mucho). Si os parece, vamos a empezar a caminar por sus calles y a contar su historia.

Hasta el 1991 toda la Colonia de Sant Corneli era de Carbones de Berga SA. En ese año, cede varias zonas al ayuntamiento y pone en venta las viviendas. Algunas se quedan como viviendas permanente y otras como segunda residencia. Se adecua a la actualizad, creando la carretera actual y y un sistema de luces y alcantarillado nuevo.

Si paseamos por sus calles veremos el contraste entre edificios, des de bloques de apartamentos hasta casas. Pero mejor que empecemos des de el principio y veamos como creció la colonia de Sant Corneli.

Ilustración del Museo de Cercs de la colonia de Sant Corneli

Los primeros en instalarse en la zona fueron una empresa Italiana, quien explotaba la mina de Sant Romà. Para alojar a sus trabajadores, construyo los edificios que se encuentran en la calle de la Font, la calle Gran Via y loa de la calle del Tilos. También tenían una pequeña cantina, para poder comprar los productos de primer necesidad (todas estas construcciones son las más alejadas de la boca de la mina).

Olano adquiera toda la explotación, además de la Masía de Capdevila, el molino harinero y la iglesia de Sant Corneli, ya existentes en la zona. Se empieza la transformación de la zona y la construcción de nuevos edificios, para adecuarlo a las necesidades de ese momento.

Nace la Colonia de Sant Corneli


La zona no cambia de un día a otro, si no que tenemos varias etapas de construcción. En la primera, se construyen dos bloques de pisos y la casa de Olano. Este edificio tenia varias plantas y más de una función; era la vivienda para la familia de Olano, estaba la oficina y la administración de las minas, así como viviendas para los encargados.

En una segunda ampliación, se construyen más bloques de pisos, además del economato, la escuela, el teatro y las oficinas. También se remodela el edificio donde estaba la familia Olano, ya que estos se trasladan a su nueva vivienda, y las oficinas a la Colonia de la Consolació, por lo que se realizan viviendas para los mineros.

Entre 1944 y 1955 llega el agua corriente, así como una carretera que lo comunica con las otras colonias y la carretera principal para acceder a poblaciones cercanas. También se crean los lavaderos para la ropa y la fuente.

Los últimos bloques se construyen entre 1950 y 1955 para alojar a los maestros y jefes de las minas. La mayoría de pisos eran de unos 53m2 y tenían una comedor-cocina, dos o tres habitaciones (dependiendo de los metros) y un wc exterior.

La Iglesia de Sant Corneli ya esta documentada desde la época medieval. Ha sido reconstruido dos veces, la primera en el siglo XVIII y la siguiente al finalizar la Guerra Civil.

En la actualidad

Iglesia de Sant Corneli en la actualidad

Hoy en día podemos pasear tranquilamente por sus calles. La iglesia y los lavaderos se han restaurado y conservado. Para llegar hasta ahí, desde el aparcamiento, tenemos que ir subiendo las escaleras que están entre medias de los edificios. Tenéis que pensar que es un poco laberintico, no sales y te encuentras la siguiente rampa o escalera.

Casas y bloques de pisos conviven con este increíble entorno natural, totalmente reformados y llenos de vida. Niños jugando en sus calles, gente mayor tomando el sol,… los que somos se pueblo echamos de menos estas cosas. Espero que se conserven durante muchos años, ¿vamos a dar una vuelta?

Parte del antiguo Economato reconvertido en restaurante
Y la otra parte del edificio del Economato convertido en Hotel


Visita al Museo de Cercs y la Mina de Sant Romà


Al estar en la colonia, aprovechamos el magnifico día para visitar el Museo y la Mina (si queréis pasar el día ahí, hay un restaurante para poder comer o tenéis la alternativa de llevar unos bocadillos y comerlos en la zona del parque infantil).

El Museu de Cercs es muy joven. Este nació cuando Carbones de Berga SA cede, en 1991, al Ayuntamiento de Cercs el espacio urbano de la colonia y varios edificios (la iglesia, el teatro-cine, el “hogar del minero”, etc) de la Colonia de Sant Corneli.

Nacimiento del Museo de Cercs


El proyecto del Museo de Cercs es iniciado por el Ayuntamiento de Cercs, quien presenta el proyecto al Museo Nacional de la Ciencia y de la Tecnología de Catalunya. Con esta ayuda empieza la creación del museo, para poder contar la historia minera de la zona, como funcionaba la explotación minera y el uso de este. Así como el declive del mismo.

El museo esta en el edificio llamado “hogar del minero”. En el se realiza la recepción y las salas de exposición permanente. El edificio de al lado, llamado el dispensario, se uno al otro y se hacen más salas. Ahí se rehabilita una de las viviendas para que se pueda ver como vivían la gente que trabajaba en las minas.

Para llenar las salsa, tanto la empresa Carbons de Berga SA como personas de la zona ceden fotografías, documentos y herramientas.

Otra parte del museo es la Mina de Sant Romà. Se rehabilita el ferrocarril que llevaba a los trabajadores al interior de la galería, así como una parte de ella. Crean distintas escenificaciones de la vida en las minas, desde sus inicios hasta la modernización de las mismas. Se adecua la galería para hacer la visita y mostrar como era trabajar dentro de las minas.

La plaza de Sant Romà es la zona creada al aire libre para poder mostrar algunas de las máquinas que se conservan. La más grandes esta en la entrada de la zona. El resto, se rea una visas y un porche donde podemos ver antiguos vagones y máquinas utilizadas para la extracción del carbón de las minas y transportarlo a las otras zonas.

El Museo de Cercs se inauguró en 1999. Está abierto durante todo el año, en diferentes horarios según la época.

Entrada al Museo de las Mines de Cercs

Visita al Museo de Cercs


Llegamos durante la mañana a la Colonia de Sant Corneli. Dejamos el coche en el apartamiento. Estamos justo en la Plaza de Sant Romà. Ahí ya podemos ver un aperitivo de lo que nos espera. Hay una antigua máquina de las minas expuesta. Cerca la escultura de un minero.

colonia de snt corneli y mina de sant romà. 21 plaza de sant roma, entrada al muse

Nos acercamos a la entrada del Museo de las Minas de Cercs. Se ha juntado el “hogar del minero” y el dispensario que para realizar la recepción. Cuando compramos la entrada nos indican la hora de visita de la Mina de Sant Romà (la visita se compone de dos partes, la exposición permanente y la visita a la mina).

Nos encontramos con dos exposiciones permanentes y la visita a un piso de minero.

En la primer exposición permanente, podemos ver la vida de José Enrique de Olano, así como material de la escuela, el dispensario y varias zonas de la colonia. También encontramos una sala que nos cuenta la vida del minero, des de sus inicios hasta el cierre de estas.

Mobiliario del dispensario
Material que se utilizaba en lo colegios de la Mina
Trabajos que realizaban las mujeres en las minas
Mobiliario y material de las oficinas. Fotográficas antiguas de las minas.

Al lado, podemos visitar una vivienda de minero rehabilitada. No se ha dejado ningún detalle. Cocina – comedor, habitaciones y un pequeño baño para toda la casa.

Comedor-Cocina.
Habitaciones

La segunda exposición permanente nos cuenta el funcionamiento de la mina. Como se extraía el carbón, como se trataba y preparaba para su vente. Podemos ver desde la primera luces que llevaban en sus inicios, como las modernas cintas transportadores para sacar el carbón. Nos enseñan la evolución de la minería de carbón.

Entramos en la mina de Sant Romà


Ya teníamos ganas. Ha llegado la hora de entrar en la mina de Sant Romà. Nos organizan en grupos burbuja y nos dan las protecciones adecuadas para entrar. Nos subimos al tren. Es el original en que bajaba a los trabajadores cada día a la mina.

Entrada a la Mina Sant Romà.
Tren con el que entramos en las mina. Es el original que llevaba a los trabajadores.
Preparados para la visita

A medida que vamos bajando hay más oscuridad. Toda la estructura del túnel es la original. Han adaptado la entrada de aire, para que podamos pasear por más metros. Ha llegado nuestra parada. Ahí empieza la visita.

Cada x trozo nos encontramos una escena de como se trabajaba en la mina, desde sus inicios, con pico y pala, hasta le época más moderna con explosiones y cintas transportadoras.

Escenas reproducidas en el túnel.
Situada en la entrada de la mina para que proteja a los mineros.

Lo que no nos esperamos, que hagan una simulación de explosión. El ruido te deja sordo ( y solo es una simulación). Nos toca la sirena. Es hora de despedirse y salir de la mina. Dejamos las cosas en la entrada del museo. Con la visita, te das cuenta lo dura que era la vida de los mineros, sin luz, casi sin aire y con mucha humedad.

Túnel donde hacen la simulación de la explosión.
Toca el timbre. Ya podemos salir de la mina. Visita finalizada.


Información práctica


Visitar el Museo de Cercs y la Mina de Sant Ramon

Visitar el museo, es toda una experiencia. Tanto podéis comprar la entrada por la web como in situ. La entrada incluye la visita al Museo de Cercs y explorar la mina de Sant Romà.

Toman muchas precauciones para realizar la visita. Grupos reducidos, material higiénico y distancia.

El aparcamiento es gratuito y esta al lado del Museo. En su exterior ya podemos ver varias máquina antiguas y vías que nos hacen una idea de como era la zona antiguamente.


Más información

Es difícil encontrar información de estos edificios secundarios. He tenido dos fuentes principales de información, el Museu de les Mines de Cercs y la publicación L’Erol.


Localización

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *